(507) 360 5507 / (507) 6935 1356

La Geriatría es una especialidad médica que se dedica a preservar la salud de los adultos mayores por medio del conocimiento de los aspectos preventivos, clínicos, terapéuticos y sociales de las condiciones que comúnmente los afectan. Es inicialmente preventiva, para conseguir un envejecimiento exitoso y secuencialmente paliativa, cuando ocurran enfermedades crónicas avanzadas no curables en el adulto mayor. De maner tal, que acompaña al ser humano en el ocaso de la vida, permitiéndole calidad.

Todo adulto mayor de 65 años debe verse al menos una vez al año con un geriatra y todo mayor de 75 años debe verse al menos dos veces al año, según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

El geriatra es un médico especialista, que tiene como propósito incidir en el proceso salud-enfermedad del adulto mayor, en su capacidad de rehabilitarse, lo que se representa por la funcionalidad del paciente adulto mayor o anciano.

El especialista en geriatría cuenta con la sólida preparación académica y humanista que lo caracteriza, ya que tiene una visión holística (bio-psico-social y espiritual) de los problemas de salud del anciano, que incluye la relación con el paciente con su familia e inclusive con el equipo de salud a cargo del anciano.

Posee conocimientos, habilidades y destrezas que le permiten identificar las medidas de prevención, de diagnóstico y tratamiento, así como de favorecer las redes de apoyo social con el auxilio del potencial rehabilitatorio, para alcanzar los objetivos de reintegrarlo a su vida cotidiana personal y familiar, y poder alcanzar un envejecimiento activo y saludable.

Además, incluye el apoyo y cuidado tanatológico del anciano en la etapa terminal de su existencia, así como el acompañamiento de la familia y el equipo de salud que lo acompaña en un momento de dificultad.

En general, el médico especialista en geriatría, no solo despierta su vocación médica hacia el cuidado del anciano, sino que también, es su afán el de auxiliar en la difusión de una cultura del buen envejecimiento, desarrolla capacidades y habilidades, en la mayoría de los casos, para una segunda vocación que es la comunicación de sus conocimientos a través de la capacitación, el proceso enseñanza-aprendizaje en los diferentes hospitales, escuelas y facultades dedicadas a las ciencias de la salud.

SIGA, plantea una visión integral del Geriatra que trabaja en equipo, lo que le permite colocar al paciente anciano y a su familia, en el centro de la atención interdisciplinaria, donde el grupo, compuesto también por otros profesionales de la salud, evaluará completamente al paciente en todas sus esferas (física, mental, emocional, nutricional, social, espiritual), permitiendo que se emita un diagnóstico, con listado de los problemas de salud que afectan al paciente, en la búsqueda de la resolución de los mismos, con un sentido cargado de valores y principios éticos focalizados en la persona del adulto mayor